La comunidad del Espai La Coma sigue creciendo a través de las nuevas tecnologías